lunes, 27 de octubre de 2008

Muerte de una Sirena



Belleza.

Amaneceres cruzan tus ojos;
atardeceres tus sentidos.
La noche en tus labios se mezcla
al amparo de sueños temidos.

Capricho.

Dulce rompe el mar con un bramido
arrastrando consigo despojos
de un querer profundo y dormido
que a la Luna se muestra dolido.

Dolor.

Seca con saña los restos de vino
de la copa de amarga pureza.
Siente a su corazón corrompido
Palpitando con extraña dureza.

Suicidio.

Sintiendo fallecer en la nada
ahoga su canto en las aguas.
Y de su belleza surgen miradas;
y por todas ellas serás envidiada.

Requiem.

No hay comentarios: